Trenes

    • Título:Trenes
    • Autor:Ana Romero
    • Ilustrador:María del Mar Hernández
    • Editorial:El Naranjo
    • Páginas: 72
    • Grado:Primaria

Ir a sitio

 

 

Lectura recomendada a partir de los 11 años en adelante…

Sinopsis

Los trenes de este libro corren con su calma engalopada y son vida por llegar. Toma un compás e inventa al tren que no existe; encuentra el tren del tiempo escondido en los calendarios; escucha el silbato de los trenes de juguete; deja atrás a los serios de atar con el tren de la risa; disfrázate de arcoíris con el tren de la lluvia; sorbe tus lágrimas y deja pasar al tren del llanto o, si prefieres, súbete al tren de los sueños, verás que ya no te querrás bajar.

Semblanza de la autora

Ana Romero nació en La Piedad, Michoacán, en 1975. Estudió Sociología en la UAM y realizó varios talleres de arte teatral, creación literaria y guión cinematográfico. Durante su vida profesional ha elaborado guiones de televisión y cine, y ha publicado libros de cuentos, novela y poesía para niños y jóvenes

Semblanza de la ilustradora

María del Mar Hernández nació en México, en 1972. Estudió Biología en la UNAM, se dedicó a la investigación científica en el área de biomédicas hasta que descubrió la ilustración cuando trabajó en la realización del cortometraje animado Niebla, que ganó 13 premios en diferentes festivales de cine y animación alrededor del mundo. Desde entonces, se dedica a ilustrar libros.

Beneficios del libro:

  • Promueve la lectura en voz alta.
  • Ayuda a desarrollar la sensibilidad poética y la creatividad.
  • Ayuda a desarrollar la sensibilidad literaria, es decir, la capacidad de sentir emoción por medio de los libros.
  • Contribuye a la formación estética de los jóvenes.

Público:

  • Niños de 11 años en adelante.
  • Padres de familia.
  • Maestros de primaria.

Empieza a leerlo


Los trenes que no existen

 esperan que los inventes

toma un compás y haz las llantas

que te queden redonditas

coge el vapor que te sobró hoy en la mañana

amásalo en bolitas

ponlo luego a reposar.

 

Las máquinas son sencillas

al carbón nada le falta

si acaso una pizca tuya

de esas que arden de un soplido

¡llama al aire de tu boca!

que el tren ya quiere silbar.

 

Ahora falta alguna hoguera

tú la enciendes

luego el fuego no se va.

 

***

 

Al tren de las palabras

se llega por los laberintos de la lengua

las entradas son destino de burbujas

se deshacen al primer golpe de viento

se esconden tras el olvido

tú recuerdas y el mundo vuelve a rodar.

 

El tren de las palabras a veces no lleva voz

una imagen

le sigue un…

¡unitocornio!

por el nombre

luego surge

da primero la palabra

luego el tren existirá.

 

El tren de las palabras crea túneles imposibles

une ciudades de azúcar

destroza distancias

hace cisnes con las efes

revive hasta lo que no hay.

Deja un comentario

Politicas de Privacidad.